btc

BTCClicks.com Banner

jueves, 12 de enero de 2017

China desinfla el precio del Bitcoin



El bitcoin vuelve a hacer gala de su habitual volatilidad con un nuevo bandazo. Una semana después de rozar sus récords históricos por encima de los 1.100 dólares, hasta el punto de equipararse a la cotización de la onza de oro, se desinfla por debajo de los 800 dólares, sus niveles más bajos en tres semanas.

Las caídas en la jornada de hoy se aceleran y superan con creces los dobles dígitos. La desbandada tiene su origen, de nuevo, en China. El banco central del gigante asiático ha estrechado el cerco sobre uno de los activos más volátiles en un momento en el que la inversión en la divisa virtual causaba furor entre sus ciudadanos.

En pleno rally, más del 90% de las transacciones registradas en el bitcoin se registraban en China. El goteo bajista del yuan ha disparado el interés de los inversores chinos en la criptodivisa. En 2016 el yuan se desinfló cerca de un 7%, su mayor caída anual desde el año 1994, mientras que el bitcoin superó con creces la revalorización de todas las monedas físicas al dispararse un 125%.

La semana pasada la divisa virtual se alejó de sus máximos con la advertencia emitida por el banco central de China. En su comunicado alertaba de las fluctuaciones anormales que ha registrado en las últimas jornadas (ha llegado a dispararse un 40% en dos semanas), e instaba a sus ciudadanos a realizar inversiones racionales en este contexto de máxima volatilidad.

Los analistas destacaron entonces que la advertencia del banco central podría suponer un primer paso para introducir algún tipo de restricciones a la inversión en la divisa virtual, tan de moda en China como alternativa al yuan.

Una semana después el banco central chino ha estrechado el cerco sobre el bitcoin. Evita la introducción de restricciones a la inversión. Pero ha sorprendido al anunciar una investigación de las transacciones realizadas en las principales plataformas donde cotiza la divisa virtual, como BTCC, Huobi y OKCoin, radicadas tanto en Pekín como en Shanghai.

Con este rastreo de las operaciones pretende aclarar si ha habido casos de manipulación de mercado, financiación ilícita o blanqueo de dinero.

Las medidas del banco central chino podrían frenar de paso la utilización del bitcoin como vía para sacar capital del país, y abren la puerta a nuevas medidas más restrictivas.

Coincidiendo con el inicio del nuevo año, y en un intento precisamente por frenar las salidas de capitales del país, China ya avanzó un refuerzo de los controles sobre las compras de monedas extranjeras realizadas por particulares.

Aunque el límite anual que cada persona puede cambiar se mantiene en el equivalente a 50.000 dólares, la Administración de Divisas avisó de que sus inspecciones serán a partir de ahora más estrictas.