btc

BTCClicks.com Banner

domingo, 2 de octubre de 2016

Fabricantes no podrán vender equipos con Windows 7 y 8.1



Era algo que se veía venir. Una medida lógica pero que no por esperada puede resultar menos molesta, al menos para algunos usuarios que buscan equipos con un sistema operativo anterior a Windows 10. Hablamos de equipos nuevos como es lógico.

Y es que pese a que Windows 10 ya lleva un tiempo entre nosotros hasta ahora se ha permitido la venta de equipos con Windows 7 y Windows 8.1 como sistema operativo. Una configuración que venía preinstalada y que desde ya tiene los días contados.

Desde el 1 de noviembre de este año los fabricantes no podrán preinstalar ni Windows 7 ni Windows 8.1 en sus dispositivos que salgan al mercado. Se podrán vender los que ya existan en stock pero con el final de estos todos tendrán que venir ya con Windows 10 como sistema operativo.

Cabe recordar que hasta el 29 de julio todos estos equipos han tenido la posibilidad de actualizarse gratuitamente a Windows 10. A partir de dicha fecha el paso a Windows 10 dejó de ser gratuito, algo que contrasta con la política de actualización de otras plataformas en las que el coste es cero (caso de MacOS X).

El caso es que con este medida se pone final a las ventas de un sistema, sobre todo Windows 7, que gozó de gran popularidad entre los usuarios. Un sistema a camino entre el fallido en sus inicios Windows Vista y el no menos polémico Windows 8.1 que actualmente sigue contando con una gran legión de usuarios.

Recordemos además que el paso a Windows 10 es obligado para aquellos usuarios que quieran seguir recibiendo actualizaciones de su sistema operativo, pues el pasado año terminaba su soporte principal y en 2020 Windows 7 dejará de recibir actualizaciones de seguridad con todo lo que ello supone.