btc

BTCClicks.com Banner

jueves, 8 de septiembre de 2016

Los sitios de descargas: "No son ilegales si no hay lucro"



Un interesante debate se ha estado llevando a cabo por varios años respecto al tema de los derechos de autor en Europa, donde si bien la autoridades protegen la propiedad intelectual matando sitios de webs de descarga, como suele ocurrir en España, la Unión Europea ha declarado que si no existe afán de lucro de por medio al compartir una descarga, no sería un acto ilegal.
Esto viene en una declaración del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, luego de conocerse el fallo sobre un caso en Países Bajos donde Playboy Enterprise Internacional habría demandado a un sitio web por redireccionar a sitios webs externos a fotografías de una de sus modelos que estaban protegidas por copyright. El sitio en sí, Geen Stijl, jamás alojó las fotografías en su sitio, solo enviaba a sus lectores a otros sitios en busca de ellas y hasta sus usuarios lo hacían. Esto ocurrió en el año 2011, Playboy demandó a GS y su resolución solo se supo hoy.
De acuerdo a la UE, compartir esta clase de archivos no tiene absolutamente nada de ilegal si es que no se está cobrando por el acceso a este. Uno de los términos para acusaciones de esta clase es "comunicación pública", el cual en palabras simples es cuando se comparte un archivo protegido bajo derechos de autor que no se haya distribuido previamente, sin embargo como los archivos ya son de acceso público, tampoco se cometería un delito. Es un poco más profundo que eso, pero se entiende la idea.
La colocación de un hipervínculo en un sitio de Internet que remite a obras protegidas por los derechos de autor y publicadas sin la autorización del autor en otro sitio de Internet no constituye una «comunicación al público» cuando la persona que coloca tal vínculo actúa sin ánimo de lucro y sin conocer la ilegalidad de la publicación de esas obras.
Si bien el sitio acusado por Playboy perdió el caso, deja un importante precedente que apoya la UE: Geen Stijl fue declarado culpable por compartir material con copyright sabiendo que es un acto ilegal y buscando sacar provecho económico de ello, por lo que, en el caso contrario, en Europa, cuando se comparten enlaces de archivos que tu no alojes directamente y no estés cobrando por ellos, técnicamente no es un delito (aunque aún existe un neblina por esclarecer respecto a los anuncios publicitarios en dichos sitios).
Todo esto muestra que la justicia en el viejo continente tiene una mirada muy diferente respecto a que se comparte y como se comparte en internet, donde si no obtienes beneficio propio, eres libre de indicar a alguien donde se encuentran los enlaces para descargar esa película o ese disco que tanto te agrada. De todas formas, al tema le falta aún mucha discusión y no por nada un juicio sobre esto demoró 5 años en finiquitarse.