btc

BTCClicks.com Banner

sábado, 21 de mayo de 2016

Geoff Johns al frente del DC Extended Universe



Hace dos meses llegó a la gran pantalla “Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia”, la gran apuesta de Warner Bros. para este 2016. Tras un fuerte inicio en taquilla, la primera película juntando al Caballero Oscuro y al Hombre de Acero tuvo una caída importante en su segunda semana fruto de la mala recepción por parte de la crítica y un boca a boca no muy saludable.

Finalmente se ha plantado con unos 870 millones a nivel mundial, por lo que aunque bajo ningún concepto se puede calificar de fracaso, sí que ha rendido por debajo de las expectativas, el estudio empezaba a conseguir beneficios por los 800 pero esperaban que rompiera la barrera de los mil millones de dólares.

Este golpe ha provocado una reestructuración que ha afectado a todo el estudio y es que ahora, en lugar de que un ejecutivo supervise todas las películas que hacen, han dividido su organización en divisiones, creando una especial para las adaptaciones superheroicas: DC Films. Aquí entran en juego Geoff Johns y Jon Berg, reputado guionista de DC Comics y vice-presidente ejecutivo de Warner Bros., ya que son los que han puesto a cargo del DC Extended Universe.

Con este movimiento se hace más patente la intención de desplazar Zack Snyder, el artífice absoluto hasta el momento y director de las únicas dos películas del DCEU (este dato es importante para más adelante), algo que ya se intuyó claramente cuando a Ben Affleck lo nombraron productor ejecutivo de “Justice League: Part One”, actualmente en rodaje. Snyder es actualmente el foco de las críticas, en varios casos injustas, por lo que librarse de él significa mostrar que reaccionan y que quieren recuperar un rumbo que realmente no han perdido.

Desde un punto de vista empresarial está totalmente justificado, han lanzado dos películas que, pese a dar beneficios, no han creado un ambiente propicio para construir un universo cinematográfico aun cuando las bases son sólidas, al contrario de lo que se prediga desde cierto sector del público, lo que me lleva a decir que artísticamente no es un movimiento tan beneficioso como podría parecer a simple vista.

Geoff Johns es uno de los mejores guionistas de superhéroes de la actualidad y un amante de la Edad de Plata de DC, por lo que su aportación a las películas está recibida con los brazos abiertos pero hay que tener en cuenta que aún no existe el DC Extended Universe como tal. Solamente tenemos dos películas, ambas dirigidas por un buen director cuyo mayor defecto es el de no saber condensar la historia que quiere contar y, por lo tanto, de no poder defender bien su visión de los personajes.

Las caracterizaciones del dúo protagonista en “El Amanecer de la Justicia” son consistentes con los personajes de las viñetas, aun cuando Terrio presenta una vuelta de tuerca interesante y digna de explorar. El principal fallo, un montaje horrible, fruto de la incapacidad de Snyder por condensar las 4 horas de metraje que ha llegado a rodar, impide ver claramente cual es su acercamiento a los personajes pero no deja de ser la visión de un director.

Este proyecto cinematográfico ha sido definido por sus arquitectos con que dejan espacio a los directores para crear, quiere decir que lo que David Ayer ha hecho con “Escuadrón Suicida” ha estado acordado para encajar en el contexto general pero es su interpretación de los personajes con los que trabaja, incluido el mismo Batman, lo mismo se aplica a Patty Jenkins y “Wonder Woman”.  Lo que hemos visto hasta ahora es la visión de Zack Snyder y, aunque planta las bases y la línea general a seguir al dirigir también “Justice League: Part One” (ahora mismo no llegará a la segunda), lo que veremos será el Joker de Ayer y Leto y la Diana de Jenkins y Gadot, esto se ejemplifica claramente con unas declaraciones recientes de la actriz afirmando que Diana será más idealista en su película individual. Es decir, estamos en un punto muy temprano para afirmar tan rotundamente que “el DCEU necesita cambios urgentes”.

La llegada de Geoff Johns aportará sin duda un cambio de rumbo respecto al modo en el que están encarando actualmente estás adaptaciones y se desligarán lo máximo posible de lo que ha hecho Zack Snyder hasta la fecha. Hemos pasado de que él sea considerado el maestro de ceremonias a estar prácticamente convencidos de que “Justice League: Part One” será su última aportación al universo DC, todo debido a una idiosincrasia como director que no ha querido abandonar, manteniendo su integridad artística por encima de todo.

Por eso, y siempre desde un punto de vista personal, no veo necesario que Geoff Johns dé un paso al frente y se ponga como gran gestor de DC Films. Si bien Zack Snyder ha cometido graves errores (ese Lex es imperdonable como adaptación, aún cuando como personaje independiente se disfruta muchísimo su excentricidad) sí que ha demostrado un profundo interés por explorar el carácter mitológico de estos personajes y, junto a Chris Terrio, ha dado verdaderas genialidades, como usar la curiosa coincidencia de que ambas madres se llamen igual para ahondar en la psique del murciélago como ningún otro director ha hecho antes, de un modo más crudo y visceral.

Zack Snyder se ha convertido en una diana para Warner Bros. sobre la que canalizar toda la frustración del público, pero es realmente un mártir cuya visión ha quedado ensombrecida por una ambición que era consciente que no podía cumplir. Él mismo declaró que no tenía el poder de un director como James Cameron para exigir el estreno de una película de cuatro horas.

El resultado final es lo que estamos viendo, Geoff Johns ha sido seleccionado junto a Jon Berg para dirigir el DC Extended Universe, es un gran guionista y cualquier fan de DC Comics debería estar contento con su participación, pero es a costa de sacrificar injustamente a un director que ha aportado dos buenas películas (su reinicio de Superman es una genialidad) a este universo embrionario.